¿En qué situaciones se puede?
  • Disfruta consiguiendo eso que deseas o eliminando eso que te molesta

    Apoyados por múltiples investigaciones, te ofrecemos el uso en paralelo, del más completo y eficaz conjunto de Técnicas y Terapias (fisiológicas, psicológicas, emocionales, etc.), para agilizar la consecución de tus objetivos y necesidades en un corto espacio de tiempo (terapia breve). Nuestros principales servicios son:

·         El ideal es que la mediación sea solicitada antes de comenzar el proceso jurídico. Sin embargo, la mediación se puede dar en cualquier momento del citado proceso: antes, en y después de la separación.

·     Cuando los cónyuges no están satisfechos con las medidas establecidas en la resolución judicial de la separación y solicitan la intervención del mediador para replantearnos y llegar a acuerdos entre ellos.

·         Cuando el propio juez considere oportuno indicar la mediación en beneficio del menor.

·   Cuando una vez separados, los padres quieren retomar y re elaborar los acuerdos contenidos en el convenio regulador, lo que puede suceder en uno de los tres supuestos siguientes:

 

Ø  Porque ha cambiado alguna circunstancia de uno o de ambos cónyuges.

Ø  Porque los acuerdos tomados ya no se ajustan a las nuevas circunstancias de los hijos.

Ø  Porque han surgido aspectos puntuales no previstos en el convenio regulador.

 

·         En aquellas situaciones de conflicto que se generan por dificultades, que bloquean los procesos de acuerdos entre los miembros de la unidad familiar, como son, entre otros:

 

Ø  Conflictos entre hermanos generados por responsabilidades que han de compartir o de asumir respecto a otros miembros de la unidad familiar, como suele ser el cuidado de enfermos, disminuidos psíquicos o físicos, ancianos, etc.

Ø  Conflictos derivados por procesos de emancipación no concluidos, como sucede con los jóvenes adultos que alargan la dependencia de los padres.

Ø  Conflictos generados por motivos de herencia que enfrentan a los miembros de la familia.

 

·   Familias en situación de acogentes o de padres adoptivos que necesiten llegar a acuerdos con los padres o madres biológicos/as o con sus familiares más directos.

·         Otras situaciones.

·         Conflictos derivados de herencias familiares.

·         Conflictos surgidos en el seno de empresas familiares.

·         Conflictos intergeneracionales, principalmente entre padres e hijos.

·         Conflictos entre hermanos, derivados de la necesidad de prestar cuidados a los padres ancianos o de incapacitación de los mismos.

Utilizamos cookies propias o de terceros para analizar y optimizar la navegación en nuestro sitio web así como para publicidad comportamental. Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. Para obtener más información o cambiar la configuración, lee nuestra Política de Cookies. Pulsa aquí para ir al texto legal