Terapia Psicológica

Terapia Psicológica (3)

Artículos interesantes sobre la terapia psicológica.

La vida humana implica experiencias de todo tipo. Pero si hay una actitud que ayuda a fluir por ella sin trabas es amar y aceptar todo aquello que aprendemos.

Cuando una enfermedad es grave y amenaza la existencia, nos pone cara a cara con nosotros mismos. Y aunque el primer sentimiento puede ser de rabia y de injusticia y nos preguntemos por que nos ha tocado lidiar con eso, no es aconsejable perder demasiado tiempo y energia en el proceso.

Cuando al Dalai Lama le preguntan como hace para no estar enfadado con china, suele responder que ese país ha hecho tanto daño a su pueblo, que no está dispuesto encima, a regalarles su rabia todo el tiempo.

Todos tenemos heridas y hemos atravesado experiencias dolorosas. Ante ellas podemos o bien quedarnos anclados en el sufrimiento o bien abrazar esas vivencias aceptándolas, lo que no quiere decir resignandose.

La vida es una dialéctica constante entre nuestros deseos y la realidad. Y ente diálogo tenemos que aprender a invertir en nuestros deseos , pero también a sintonizar con aquello que la realidad plantea, aunque sea distinto a lo que queremos.

Si siempre estamos abrazando experiencias positivas, nos faltara una parte de la realidad, no estaremos viviendo la vida plenamente. Tambien hay que saber perder, afrontar la contrariedad, lo doloroso, la muerte... El dolor forma parte de la vida, pero el dolor no es inevitable. Le podemos hacer frente no agarrandonos con tozudez a nuestros deseos y miedos. 

Se dice , que las personas mas bellas son las que han conocido la derrota, el sufrimiento, conocido la lucha, la pérdida y han encontrado su forma de salir de las profundidades. Estas personas tienen una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que las llena de compasión, humildad y una profunda inquietud amorosa.

Aprende a vivir cada momento que se te presenta, sea agradable o desagradable. Seguramente que de cada uno aprenderas algo. 

APRENDE A VIVIR AMANDO Y A AMAR VIVIENDO.

 

Foto: "LA PÓCIMA DEL SÍ Y EL NO" (Leyenda)Se cuenta que hace mucho tiempo, existió en el corazón de África una tribu que enseñaba a los niños desde pequeños a responder siempre  "sí". En apariencia , la vida del poblado iba como la seda. Sin embrago, un sentimiento de tristeza y cansancio flotaba sobre él. Desde que tenia uso de razón , la joven Kira indagaba sobre el motivo de aquella conducta colectiva.-Padre, ¿ Porque hay que decir que sí siempre?-Porque el sí une a las personas, mientras que el no, las separa. Cuando alguien te pide un favor y tu se lo concedes, se refuerza el lazo entre vosotros. En cambio, si puedes hacer algo por alguien y te niegas, el otro sentirá una decepción y se alejará.-Por lo tanto, pensó Kira, en nuestro poblado estamos todos muy unidos.-Sí.-¿Porque entonces estamos más tristes y fatigados que otras tribus?El padre se encogió de hombros , incapaz de responder a esa pregunta.Una mañana Kira decidió salir de su poblado para descubrir otra forma de ver las cosas.Kira había oído , que la tribu que vivía al fondo del valle , respondían siempre con un "no", y decidió ir allí.En el camino, encontró a una vieja hechicera que cocía una olla de hierbas bajo un árbol._ ¿De donde sales niña? ¿Que buscas?Kira le explico lo que sucedía en su poblado, donde todo el mundo estaba desanimado , cuando debería sentirse feliz y satisfecho.-Son infelices, porque de tanto decir que sí a todo, nadie hace nunca lo que desea, todo lo hacen por obligación, y por miedo a llevar la contraria y que dejen de quererte. (respondió la hechicera)-Tienes razón, respondió Kira. - ¿Crees entonces que en la tribu del no, se vive mejor?- Ve tu misma a comprobarlo. Luego vuelve y me lo cuentas.Excitada la niña, descendió por el valle hasta llegar a una aldea con un aspecto muy diferente a la suya.Cada cabaña estaba rodeada por una alta valla y había carteles con amenazas y prohibiciones por todas partes "No llamar a la puerta" "no se recibe a extraños" "no se compra nada a nadie"...A Kira , le sorprendió que no hubiera nadie en los senderos que unían unas cabañas con otras. A fuerza de negar favores, los campos estaban descuidados y todo el mundo parecía estar encerrado en su choza.Inquieta , dio varias vueltas por la aldea silenciosa. Estaba a punto de volver por donde había venido cuando le salio al paso un adolescente.-¡Hola! ¿Eres de aquí?El chico la miro con desconfianza y no la respondió. Ella , decidió hacerle otro tipo de pregunta.-¿Porque hay tanto silencio? ¿Donde esta la gente?-Cada cual esta en lo suyo- respondió. Aquí nadie se mete en la vida ajena, somos muy respetuosos. Y si alguien es tan descarado para pedir lo que es del otro, la respuesta es siempre "no".Tras este encuentro, Kira deshizo el camino pensativa hasta encontrar de nuevo a la anciana. Esta había apagado el fuego del caldero y llenaba ahora un cuenco con sopa. Al verla aparecer, lleno un segundo cuenco con sopa.-¿Y bien? ¿Has estado en la aldea del no? ¿Que te ha parecido?-¡Horrible! Jamas viviría allí.-Entonces crees que es mejor seguir diciendo "sí" a todo?-Tampoco esa vida es la ideal - .Mientras volvía, he pensado que seria perfecto poder decir unas veces "sí" sin que abusen de nosotros, y otras "no" sin que los demás se ofendan. ¿Hay alguna manera de hacerlo?La anciana sonrió, a la vez que tendía a Kira un cuenco con sopa. La niña se lo llevo a los labios y sacudió en seguida la cabeza.El sabor era realmente amargo.-Ahora prueba el otro cuenco.La sopa que hay es la misma.Sin entender porque tenia que repetir tan amarga experiencia, Kira tomo un sorbo del otro cuenco.El sabor era sorprendentemente agradable.-No parece la misma sopa- dijo la niña.-Es la misma sopa, solo le he añadido una raíz dulce para que sepa mejor. Si esta raíz fuera una palabra, se llamaría " pero".-¿Pero?- repitió Kira.-Si quieres usar el sí y el no, sin amargarte tú, ni a los demás, sazónalo siempre con un "pero" y nadie se enfadara. Hagamos la prueba; pídeme algo.-Lo haré. Eres muy sabia, hechicera. ¿Puedo quedarme a vivir contigo?-Si , pero solo por esta noche . Mañana tengo cosas que hacer.Kira sonrió. Acto seguido, la hechicera la sorprendió con otra respuesta.-Ahora que lo pienso, no puedes quedarte, pero te indicare un  lugar seguro donde pasar la noche si no quieres volver aun a tu aldea.-¡ Ya entiendo! se trata de endulzar el sí y el no con una alternativa para que nadie quede amargado.-Exacto. Utiliza la raíz dulce "pero" cuando vuelva a tu aldea a contar el secreto de esta pócima. Y recuerdales que a veces hay que decir "no" para, llegado el momento, poder decir "sí" a aquello realmente importante.Se cuenta que hace mucho tiempo, existió en el corazón de África una tribu que enseñaba a los niños desde pequeños a responder siempre "sí". 
En apariencia , la vida del poblado iba como la seda. Sin embrago, un sentimiento de tristeza y cansancio flotaba sobre él. 
Desde que tenia uso de razón , la joven Kira indagaba sobre el motivo de aquella conducta colectiva.

-Padre, ¿ Porque hay que decir que sí siempre?
-Porque el sí une a las personas, mientras que el no, las separa. Cuando alguien te pide un favor y tu se lo concedes, se refuerza el lazo entre vosotros. En cambio, si puedes hacer algo por alguien y te niegas, el otro sentirá una decepción y se alejará.
-Por lo tanto, pensó Kira, en nuestro poblado estamos todos muy unidos.
-Sí.
-¿Porque entonces estamos más tristes y fatigados que otras tribus?
El padre se encogió de hombros , incapaz de responder a esa pregunta.

Una mañana Kira decidió salir de su poblado para descubrir otra forma de ver las cosas.
Kira había oído , que la tribu que vivía al fondo del valle , respondían siempre con un "no", y decidió ir allí.
En el camino, encontró a una vieja hechicera que cocía una olla de hierbas bajo un árbol.

_ ¿De donde sales niña? ¿Que buscas?
Kira le explico lo que sucedía en su poblado, donde todo el mundo estaba desanimado , cuando debería sentirse feliz y satisfecho.
-Son infelices, porque de tanto decir que sí a todo, nadie hace nunca lo que desea, todo lo hacen por obligación, y por miedo a llevar la contraria y que dejen de quererte. (respondió la hechicera)
-Tienes razón, respondió Kira. - ¿Crees entonces que en la tribu del no, se vive mejor?
- Ve tu misma a comprobarlo. Luego vuelve y me lo cuentas.

Excitada la niña, descendió por el valle hasta llegar a una aldea con un aspecto muy diferente a la suya.
Cada cabaña estaba rodeada por una alta valla y había carteles con amenazas y prohibiciones por todas partes "No llamar a la puerta" "no se recibe a extraños" "no se compra nada a nadie"...
A Kira , le sorprendió que no hubiera nadie en los senderos que unían unas cabañas con otras. 
A fuerza de negar favores, los campos estaban descuidados y todo el mundo parecía estar encerrado en su choza.
Inquieta , dio varias vueltas por la aldea silenciosa. Estaba a punto de volver por donde había venido cuando le salio al paso un adolescente.

-¡Hola! ¿Eres de aquí?
El chico la miro con desconfianza y no la respondió. Ella , decidió hacerle otro tipo de pregunta.
-¿Porque hay tanto silencio? ¿Donde esta la gente?
-Cada cual esta en lo suyo- respondió. Aquí nadie se mete en la vida ajena, somos muy respetuosos. Y si alguien es tan descarado para pedir lo que es del otro, la respuesta es siempre "no".

Tras este encuentro, Kira deshizo el camino pensativa hasta encontrar de nuevo a la anciana. Esta había apagado el fuego del caldero y llenaba ahora un cuenco con sopa. Al verla aparecer, lleno un segundo cuenco con sopa.

-¿Y bien? ¿Has estado en la aldea del no? ¿Que te ha parecido?
-¡Horrible! Jamas viviría allí.
-Entonces crees que es mejor seguir diciendo "sí" a todo?
-Tampoco esa vida es la ideal - .Mientras volvía, he pensado que seria perfecto poder decir unas veces "sí" sin que abusen de nosotros, y otras "no" sin que los demás se ofendan. ¿Hay alguna manera de hacerlo?

La anciana sonrió, a la vez que tendía a Kira un cuenco con sopa. La niña se lo llevo a los labios y sacudió en seguida la cabeza.El sabor era realmente amargo.

-Ahora prueba el otro cuenco.La sopa que hay es la misma.

Sin entender porque tenia que repetir tan amarga experiencia, Kira tomo un sorbo del otro cuenco.El sabor era sorprendentemente agradable.

-No parece la misma sopa- dijo la niña.
-Es la misma sopa, solo le he añadido una raíz dulce para que sepa mejor. Si esta raíz fuera una palabra, se llamaría " pero".
-¿Pero?- repitió Kira.
-Si quieres usar el sí y el no, sin amargarte tú, ni a los demás, sazónalo siempre con un "pero" y nadie se enfadara. Hagamos la prueba; pídeme algo.
-Lo haré. Eres muy sabia, hechicera. ¿Puedo quedarme a vivir contigo?
-Si , pero solo por esta noche . Mañana tengo cosas que hacer.
Kira sonrió. Acto seguido, la hechicera la sorprendió con otra respuesta.
-Ahora que lo pienso, no puedes quedarte, pero te indicare un lugar seguro donde pasar la noche si no quieres volver aun a tu aldea.
-¡ Ya entiendo! se trata de endulzar el sí y el no con una alternativa para que nadie quede amargado.
-Exacto. Utiliza la raíz dulce "pero" cuando vuelva a tu aldea a contar el secreto de esta pócima. Y recuerdales que a veces hay que decir "no" para, llegado el momento, poder decir "sí" a aquello realmente importante.

 

 

Irving Kirsch y su equipo de investigación han sido los artífices de una prometedora y provocadora línea de investigación que ha puesto en tela de juicio la eficacia de los antidepresivos y que ha revolucionado la interpretación de los resultados de la literatura científica en depresión, cuestionando seriamente los modelos de enfermedad mental y la práctica médica habitual, basada exclusivamente en la intervención farmacológica para este tipo de pacientes (para más información ver: Irving Kirsch y la caída del mito de los antidepresivos).

Aprovechando su próxima visita a España, Infocop ha realizado, junto con la SEPCyS, una entrevista a este conocido psicólogo, quien reflexiona sobre los últimos hallazgos en este campo y su repercusión en la práctica clínica. La entrevista original, en inglés, puede verse aquí.

 
Irving Kirsch

ENTREVISTA

Infocop: ¿Qué le llevó a estudiar los antidepresivos y el efecto placebo?

Irving Kirsch: Siendo aún estudiante de grado de psicología, me quedé fascinado al ver cómo las creencias y expectativas de las personas influían en su experiencia. Estaba convencido de que los efectos de auto-confirmación de las expectativas eran centrales para los efectos de la terapia de comportamiento y fui capaz de confirmarlo empíricamente a través de estudios controlados. Entonces comencé a investigar sobre el efecto placebo. Mi primer metaanálisis sobre los antidepresivos tenía como verdadero objetivo investigar el efecto placebo. Al ver los resultados me sorprendió comprobar el poco efecto que tenía el fármaco (por ejemplo, al comparar las diferencias de suministrar un fármaco y un placebo). No fue hasta ese momento que comencé a centrarme en la investigación sobre la eficacia de los antidepresivos.

Infocop: ¿Podría explicarnos en qué consiste el efecto placebo? ¿Cuál es el hallazgo más sorprendente que han encontrado durante estos años de investigación?

I.K.: El efecto placebo es esa parte de respuesta que se produce al suministrar un fármaco (o frente a cualquier otro tipo de intervención médica) que se debe no a su composición química, sino a sus características psicológicas. El hallazgo más sorprendente en la literatura sobre el placebo es nuestro descubrimiento acerca de que los placebos pueden ser eficaces incluso cuando se le señala al paciente que se le está dando un placebo, siempre y cuando la explicación que se le dé acerca de que se le está suministrando un placebo se haga en un entorno terapéutico cálido (ver aquí).

Utilizamos cookies propias o de terceros para analizar y optimizar la navegación en nuestro sitio web así como para publicidad comportamental. Si sigues navegando, consideramos que acepta su uso y nuestra Política de Cookies. Para obtener más información o cambiar la configuración, lee nuestra Política de Cookies. Pulsa aquí para ir al texto legal